“Agua y otras soledades” excelente exposición de Gerardo Proal.


Gerardo Proal presenta la exposición “Agua y otras soledades”, una serie de fotografías digitales, que tiene como hilo conductor el agua, en todos sus estados. Desde el punto de vista de la física encontramos el estado sólido, líquido, gaseoso y Gerardo lo ve desde el punto de vista de las expresiones, como se evaporan, como fluyen y como se comparten.

Hay piezas desde 2012 hasta 2020, en las que nos presenta un recorrido entre hermosos paisajes de ríos, mares y montañas cubiertas de nieve. Cada foto tiene un título alusivo a la imagen y refleja el sentimiento del artista, además de una frase poética que habla del distanciamiento y la soledad a través de diversos paisajes y momentos.

Gerardo Proal describe la fotografía como un privilegio que permite congelar el tiempo y mantener vivos los recuerdos, recuerdos que se pueden compartir con el espectador. Y esta disciplina artística congrega dos de sus gustos, la fotografía y viajar.

Considera el arte y la cultura como herramientas fundamentales para propiciar una convivencia más armónica entre quienes forman parte de una comunidad con mayor respeto, tolerancia, generosidad, solidaridad y libertad.

La fotografía es la expresión por excelencia de capturar la luz en el lente y en el tiempo todos aquellos instantes que aspiran a trascenderlo. Una imagen se convierte en testimonio para ser compartido con los demás, buscando también enriquecer y transformar esa sutil diferencia entre el buen uso de la técnica y la creación del arte. El testimonio queda ahí, como prueba fehaciente de que aunque inevitablemente el tiempo sigue su marcha, es posible detenerlo.

“Mirar el mar, la montaña vestida de nieve, el glaciar, el lago y el río. En cada uno de ellos hay vida, pero en la propia imagen descubrimos a la par un cúmulo de soledades, de ausencias, de partidas. Algunas veces de múltiples huellas que finalmente el agua borrará de nuevo y otras el día que muere en cada ocaso. Puede ser la breve gota en el pico del colibrí que bebe para alimentar su esperanza o acaso la soledad de una cúspide helada y la grandeza de aquella nube que llora en la lejanía, hasta ser de nuevo agua que llegará al mar”, expresa Gerardo.

Vivimos en un planeta donde el agua juega un papel fundamental, no solo para la vida, sino también para la interpretación de la misma. El agua implica movimiento, cambios en su estado, a veces líquido, vapor, hielo, nieve, nube, lluvia. Otras ocasiones nos muestra fuerza, dolor, distancia, nostalgia, alegría y felicidad. Detener el agua por un instante en una fotografía, nos invita a develar los misterios que le acompañan cuando se viste de luz y de múltiples colores, cada uno interpretando una emoción distinta.

"Detener el agua por un instante en una fotografía, nos invita a develar los misterios que le acompañan cuando se viste de luz y de múltiples colores, cada uno interpretando una emoción distinta", comenta Gerardo.

Ha realizado más de cuarenta exposiciones en prestigiados museos, galerías, festivales e instituciones de México, como el Instituto Politécnico Nacional, el Hospicio Cabañas en Guadalajara, el Festival Internacional Cervantino en Guanajuato y el Festival de Zacatecas, así como en la Galería Babel de Murcia, España; en la Feria de Arte de Cartagena, y en la Galería Jabelle en Schiedam, Holanda y en diversas exposiciones en Estados Unidos, Inglaterra, República Checa y Portugal.

Ha publicado varios libros, Belleza entre Espinas, Miradas Angelicales, Siente Guadalajara 3D Y Siente Querétaro 3D y ha colaborado en otras publicaciones como 115 Lugares para Visitar en Querétaro, Querétaro en su tinta y los Caminos de Fray Junípero.

Ha obtenido diversos premios como la Diosa de Luz y el Hombre Cósmico, otorgados por la revista Fotozoom Digital, así como el Lince de Oro por la Universidad del Valle de México.

La obra se puede apreciar en el Centro de las Artes de Querétaro y estará en exhibición hasta el próximo 12 de junio.



Featured Posts
Recent Posts