top of page

¿Cómo será la coronación de Carlos III?






La coronación del rey Carlos III de Inglaterra será un acontecimiento histórico y cuya ceremonia se prolongará durante tres días con celebraciones en todo el Reino Unido.


Este sábado 6 de mayo se llevará a cabo la coronación de Carlos III, en la Abadía de Westminster de Londres, una ceremonia que presentará ante el mundo al heredero de Isabel II y a su consorte, Camilla Parker-Bowles, como reyes de Inglaterra , y se prolongará hasta el lunes 8 de mayo.


La emblemática abadía de Westminster, ha acogido desde hace casi mil años los actos más importantes de los soberanos (el primero fue Guillermo el Conquistador en 1066) y que celebrará ahora su consagración número 40.


Tras la muerte de Isabel II el 8 septiembre de 2022, el monarca heredó inmediatamente el trono de Inglaterra. Ahora, a sus 73 años, se presentará oficialmente ante el mundo como rey y jefe de Estado de los países que pertenecen a la Commonwealth. Por su parte, Camila adquirirá el título de "reina consorte". El rey recibirá la corona, el cetro y el orbe, los tres símbolos de su reinado, en el mismo escenario que acogió la coronación de su madre el 2 de junio de 1953, hace siete décadas.

La ceremonia, que será oficiada por el arzobispo de Canterbury, formalizará el papel de Carlos como líder de la Iglesia de Inglaterra y marcará la transferencia de su título y poderes. Según un comunicado de la Casa Real Británica, el servicio religioso reflejará “el actual papel del monarca y mirará hacia el futuro, al tiempo que se arraigará en las tradiciones y la pompa de antaño”.

Los nuevos reyes de Inglaterra empezarán la conocida 'Procesión del rey', que partirá desde el Palacio de Buckingham. Para esta ocasión, él y Camila irán a bordo de la Diamond Jubilee, una carroza realizada en Australia utilizada para la celebración de los 80 años de Isabel II, tirada por seis caballos grises de Windsor, y que fue construida para conmemorar el 60º aniversario del reinado de Isabel II en 2012, como motivo de la celebración del Jubileo de Diamante, mucho más moderna y con todo tipo de comodidades (calefacción, aire acondicionado y elevadores eléctricos). Romperán así con la tradición de ir en la carroza dorada en esta primera parte de la procesión. Miles de personas les aguardarán en el recorrido que realizarán entre el palacio y la abadía de Westminster y que será mucho más corto que el de la coronación de Isabel II: atravesarán The Mall, uno de los paseos más emblemáticos de Londres, que es siempre protagonista de los actos de la monarquía británica y dónde ya hay londinenses acampando para ver de cerca a los monarcas; girarán en la plaza de Trafalgar para seguir su camino hacia Whitehall y llegar a Westminster. La procesión terminará antes de las 11 de la mañana, hora en la que según la agenda oficial dará comienzo el acto de la coronación. De hecho, durante la noche del martes y en la mañana del miércoles se han llevado a cabo los ensayos por las calles londinenses e incluso los miembros de la familia real británica —y los nietos de Camila— se visto entrando en la abadía.

El rey entrará por la gran puerta oeste de la abadía de Westminster y desfilará por la nave hasta llegar al espacio central, donde se encuentra el altar. Estará precedido por la procesión de líderes, representantes religiosos y miembros de los países de la Commonwealth, que irán acompañados por los gobernadores y los primeros ministros. Rishi Sunak, primer ministro del Reino Unido, será uno de los protagonistas durante el servicio religioso.


Las 12 piezas musicales de la ceremonia han sido seleccionadas personalmente por Carlos III: el célebre sir Andrew Lloyd Webber y Patrick Doyle son dos de los encargados de la composición de la música que sonará durante su consagración como rey. Además, durante la ceremonia también se escuchará música ortodoxa griega en memoria de Felipe de Edimburgo, padre del monarca fallecido en 2021.


Partes de la ceremonia: paso a paso.

1. El reconocimiento

Carlos III será presentado al pueblo, una tradición histórica que se llevará a cabo junto a la silla del rey Eduardo, de 700 años de antigüedad, y que ha tenido que ser restaurada para convertirse en una de las protagonistas de la entronización. El arzobispo de Canterbury, Justin Welby, dará el primer discurso, al que seguirán el de la dama de Jarretera y la dama del Cardo -órdenes de caballería de Inglaterra y Escocia-. A continuación, los congregados gritarán God Save the King (Dios salve al rey).


2. El juramento

En esta etapa, el arzobispo de Canterbury reconocerá las múltiples religiones existentes en el Reino Unido y pedirá al rey que confirme que respetará la ley de la Iglesia de Inglaterra durante su reinado. Además, tendrá que declararse como un protestante fiel.



3. La unción

Es el momento más sagrado de la coronación. Carlos III se quitará la túnica ceremonial y se sentará en la silla de San Eduardo para ser ungido. El arzobispo de Canterbury untará un aceite sobre el monarca en forma de cruz en la cabeza, el pecho y las manos. Es un óleo especial, ya que ha sido producido usando olivas del Monte de los Olivos en Jerusalén y consagrado en una ceremonia especial. Para este momento, se dispondrá una pantalla alrededor de la silla para ocultar el proceso y evitar que el público sea partícipe del momento, como ya ocurrió en la coronación de Isabel II en 1953, la primera televisada y donde tampoco se pudo ver este momento.


El 6 de febrero de 1952, tras la muerte de su padre, el rey Jorge VI, Isabel II fue proclamada reina por sus diversos consejos privados y ejecutivos. Su ceremonia de coronación, sin embargo, no sucedió hasta más de un año después, el 2 de junio de 1953, en la abadía de Westminster, en Londres. Isabel II hizo juramento de defender la ley y gobernar la Iglesia de Inglaterra.


En la imagen, las Grenadier Guards o Guardias Granaderos, un regimiento de infantería del Ejército británico, marchando desde la abadía de Westminster para uno de los ensayos de la tradicional ceremonia.

El 6 de febrero de 1952, tras la muerte de su padre, el rey Jorge VI, Isabel II fue proclamada reina por sus diversos consejos privados y ejecutivos. Su ceremonia de coronación, sin embargo, no sucedió hasta más de un año después, el 2 de junio de 1953, en la abadía de Westminster, en Londres. Isabel II hizo juramento de defender la ley y gobernar la Iglesia de Inglaterra. En la imagen, las Grenadier Guards o Guardias Granaderos, un regimiento de infantería del Ejército británico, marchando desde la abadía de Westminster para uno de los ensayos de la tradicional ceremonia.


4. La investidura

Será el único momento en el que el rey porte la corona de San Eduardo, convirtiéndose en el séptimo monarca de la historia en utilizarla. Se le presentarán objetos enjoyados claves en el proceso, como el orbe del soberano, el anillo de coronación, el cetro del soberano con cruz y el cetro del soberano con paloma. Después de que el arzobispo le haya colocado la corona, las campanas de la abadía sonarán durante dos minutos, así como las trompetas, y se dispararán salvas en todo el Reino Unido.



5. La entronización

En la parte final de la ceremonia, el rey ascenderá al trono. Según rige la tradición, miembros de la realeza tendrían que rendir homenaje arrodillándose ante Carlos III, jurando lealtad y besando su mano derecha. En esta ocasión, el príncipe Guillermo —hijo mayor del monarca y siguiente en la línea de sucesión— será el único que se arrodillará.


Por su parte, la reina Camila también tendrá su propia ceremonia, aunque más sencilla y sin prestar juramento. Será coronada con la corona de la reina María de Teck, realizada para la entronización de la reina junto con Jorge V en junio de 1911. Aunque las reinas suelen encargar coronas nuevas para su gran día, Camila se ha decantado por una opción “más sostenible”, tal y como anunció palacio, y solamente rediseñará algunos elementos decorativos de la joya, añadiéndole grandes diamantes, que eran los favoritos de la reina Isabel.


Para terminar la ceremonia, los reyes descenderán de sus tronos y entrarán a la capilla de San Eduardo —situada detrás del altar mayor—, donde Carlos III se quitará la corona de San Eduardo para ponerse la llamada corona del Estado Imperial, que lucirá durante todo el desfile de regreso a Buckingham y con la que saludará a los ciudadanos desde el balcón. Esta es la joya que se suele utilizar para las ceremonias de apertura del Parlamento y fue creada para la coronación de la reina Victoria, en junio de 1838.


Dos horas después de iniciarse la coronación, los reyes abandonarán la abadía de Westminster para regresar al palacio en la llamada procesión de coronación. Esta vez lo harán en el Carruaje de Estado Dorado -protagonista secundario de la celebración, pese a ser el más antiguo y valioso, por lo incómodo que es-.


Tras este momento, y ya sentado en la histórica Silla de la Coronación, el rey será ungido con aceite sagrado, consagrado en Jerusalén, por el Arzobispo de Canterbury, en señal de la concesión de la gracia de Dios al soberano. Durante la investidura, el monarca recibirá varios cetros, espadas y un anillo, que forman parte de las Joyas de la Corona y que simbolizan el poder, la autoridad, los deberes del monarca y el poder de Dios.

El arzobispo colocará después al monarca la pesada corona de San Eduardo, que solo llevará en el momento de la coronación. Después, lucirá la Corona del Estado Imperial sobre su cabeza. El primado de la Iglesia Anglicana, Justin Welby, llamará a los británicos a que juren “lealtad verdadera a Su Majestad, a sus herederos y sucesores según la ley”, en el llamado Homenaje del Pueblo, que reemplazará por primera vez al tradicional Homenaje de los Pares, donde un grupo de la alta nobleza juraba lealtad en persona.


Además, si bien esta coronación se mantendrá fiel a la tradición, se ha añadido un nuevo elemento: el Homenaje del Pueblo, el cual llama a los británicos a jurar lealtad -desde sus casas- al monarca y a sus herederos.


El servicio en la Abadía y las dos procesiones se retransmitirán en la televisión nacional, la radio y a través de internet, y se mostrarán, además, en pantallas gigantes situadas en Hyde Park, Green Park o St James Park y otras zonas para las que las autoridades han facilitado un mapa con las distintas localizaciones en todo Reino Unido.



Domingo 7 y lunes 8 de mayo

El domingo día 7 de mayo el canal de noticias británico BBC y los estudios de esa misma cadena organizarán y retransmitirán en directo un concierto especial de la coronación en el castillo de Windsor, en el que actuarán artistas como Katy Perry y Lionel Richie, y al que acudirán miles de ciudadanos que hayan adquirido su entrada.Además, contará con actuaciones de bailarines, apoyo de puesta de escena y efectos especiales situados en el jardín del castillo.

Al concierto asistirán también voluntarios de las asociaciones benéficas de los reyes de Inglaterra y contará con “una orquesta de talla mundial que interpretará los temas musicales favoritos de algunos de los artistas más importantes del mundo”, según informaron desde Buckingham.


Por último, el lunes 8 de mayo será festivo nacional en todo Reino Unido y se celebrará el día de ‘La Gran Ayuda’ (The Big Help Out), una fiesta para fomentar entre la ciudadanía las actividades de voluntariado que se están llevando a cabo en áreas locales.


Muchos monarcas y dignatarios políticos han confirmado su asistencia, habrá una notable ausencia: la del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, acudirá su mujer, la primera dama Jill Biden.


Esta negativa se ajusta a los precedentes históricos, ya que ningún presidente de Estados Unidos ha asistido nunca a la coronación de un soberano británico. Así ha sucedido desde 1776, cuando Estados Unidos declaró su independencia después de la guerra que derrocó el dominio inglés en 13 de sus colonias en Norteamérica.


En esta ocasión, Westminster tendrá 6 mil menos asistentes de los que tuvo Isabel II en su coronación hace siete décadas. Entre ellos estarán algunos monarcas europeos, como los reyes de España, Felipe y Letizia -que asistirán sin sus hijas, Leonor y Sofía-, Alberto II y Charlène de Mónaco. También estará el ex marido de Camila, Andrew Parker-Bowles, con quien la nueva reina mantiene una buena relación de amistad, y al príncipe Harry, quien asistirá sin la compañía de Meghan Markle y sus hijos.

Con motivo de la coronación del rey Carlos III, la casa de moneda Royal Mint lanzó una colección de monedas conmemorativas para celebrar este hecho histórico.




Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
bottom of page