top of page

"Explorando los Secretos de Budapest: arte, magia e historia en la Perla del Danubio"

Budapest, la capital de Hungría, es una ciudad que cautiva a sus visitantes con su encanto histórico, su impresionante arquitectura y su rica cultura. Situada a orillas del majestuoso río Danubio, Budapest es el resultado de la fusión de las ciudades de Buda y Pest, que se unieron en 1873 para formar una de las capitales más fascinantes de Europa. Con una historia que se remonta siglos atrás, esta ciudad ofrece una experiencia única que combina lo antiguo con lo moderno, lo tradicional con lo contemporáneo.


Castillo de Buda.

Uno de los lugares más emblemáticos de Budapest es el Castillo de Buda, que se alza majestuosamente en lo alto de una colina, ofreciendo vistas panorámicas impresionantes de la ciudad. Este complejo histórico incluye el Palacio Real, que alberga varios museos y galerías de arte, así como la Iglesia de Matías, un magnífico ejemplo de arquitectura gótica. Los visitantes pueden pasear por los pintorescos jardines del castillo y explorar sus numerosos rincones históricos.


Bastión de los Pescadores.

Cerca del Castillo de Buda se encuentra el Bastión de los Pescadores, una estructura neogótica que ofrece vistas espectaculares del río Danubio y del Parlamento de Hungría, uno de los edificios más imponentes de la ciudad.

Es un mirador con forma de fortaleza desde donde se pueden se ve la zona de Pest y del Parlamento de Budapest.


Iglesia de Matías.

Se construyó durante el reinado de Béla IV, el primer rey que mandó construir un palacio en la cima de la montaña, junto a una aldea.

Todos los reyes posteriores a Béla IV le hicieron alguna modificación, agregándole una torre, una puerta y ampliando el edificio.

Es uno de los más hermosos templos de arquitectura ecléctica de Hungría.


El Parlamento de Budapest.

Otro lugar imprescindible en Budapest es el Parlamento, el centro de la legislatura húngara y otras instituciones, como la Biblioteca del Parlamento.

El edificio del Parlamento es de estilo del Renacimiento gótico; tiene una fachada simétrica y una cúpula central. La cúpula es de estilo renacentista.

El edificio fue construido entre 1884 y 1902, siguiendo los planos de Imre Steindl, que se quedó ciego unos meses antes de la inauguración. Es el mayor edificio del país, escenario de las reuniones de la Asamblea Nacional de Hungría y el segundo mayor parlamento del mundo detrás del de Rumanía.

Se encuentra en el distrito V de la ciudad, junto al río Danubio, situándose la entrada principal en la plaza Kossuth.


La Ópera de Budapest.

Es de estilo neorrenacentista, está ubicada en el centro de Budapest.

Diseñada por Miklós Ybl, el teatro en forma de herradura fue abierto en 1884 en presencia del Emperador Francisco José I y tenía una capacidad para 2400 espectadores, en su momento rivalizó con la Ópera de Viena.

En 1980 tuvo una remodelación y actualmente tiene una capacidad para 1289 espectadores.


Balneario Széchenyi.

Budapest también es famosa por sus baños termales, que datan de la época romana y otomana. Uno de los baños más famosos de la ciudad es el Balneario Széchenyi, que cuenta con impresionantes piscinas termales al aire libre y una arquitectura impresionante. Sumergirse en las aguas curativas de estos baños es una experiencia rejuvenecedora y relajante que no te puedes perder durante tu visita a Budapest.

Los Baños Széchenyi de Budapest, son los mayores baños termales medicinales de Europa. Su agua es suministrada por dos fuentes de aguas termales, a una temperatura de 25 °C.

Los principales componentes disueltos en estas aguas termales son el sulfato de calcio, el magnesio y el bicarbonato así como una cantidad importante de flúor y ácido metabórico.

Increíble que en esta época del año la gente use las albercas exteriores.

La ciudad tiene más aguas termales que cualquier otra capital del mundo.

Quince baños públicos e innumerables privados en toda la ciudad brindan a los visitantes y residentes la oportunidad de bañarse en los manantiales, que se cree que tienen propiedades medicinales. Bañarse en las aguas termales ha sido una tradición desde la dominación romana durante el siglo II. Durante el dominio turco en el siglo XVI, bañarse en las aguas termales se convirtió en un pasatiempo nacional.


Basílica de San Esteban.

Cuenta con una suntuosa decoración en su interior, con pinturas, mármoles, relieves y esculturas.

Se construyó a lo largo de los siglos XIX y XX bajo los cánones del estilo neoclásico, con planta de cruz griega, de 87 m de largo por 55 m de ancho. La fachada principal tiene dos torres gemelas a modo de campanarios; en la torre derecha se encuentra la campana más pesada (con nueve toneladas de peso) y grande de Hungría.

Desde la cúpula se obtienen unas excelentes vistas panorámicas de Budapest; se accede a lo más alto en ascensores o por 364 escalones.

En la capilla se conserva la reliquia más importante de la cristiandad húngara: Santa Diestra, la mano momificada del rey Esteban I, primer rey de Hungría y santo.

Junto con el Parlamento de Budapest, son los dos edificios más altos de la ciudad (con 96 m), además del segundo edificio religioso más grande del país, con capacidad para 8,500 personas.


MÜPA Budapest.

Además de sus impresionantes lugares históricos y arquitectónicos, Budapest también ofrece una vibrante escena cultural, con numerosos teatros, galerías de arte y salas de conciertos. El Palacio de las Artes, conocido como MÜPA Budapest, es uno de los principales centros culturales de la ciudad, donde se pueden disfrutar de espectáculos de música, danza, teatro y ópera de clase mundial.


Mercado Central de Budapest.

Visitar este espacio es una de las mejores maneras de descubrir el mundo gastronómico y los productos típicos de Budapest y, en parte, sus costumbres, además de disfrutar la majestuosidad de su edificio.

Una mezcla de buena comida, vida cotidiana y joyas arquitectónicas.

Un lugar ideal para degustar la comida húngara.

Se inauguró a finales del siglo XIX, el arquitecto Samu Pecz fue el encargado de este interesante edificio de estilo neogótico.

En 1999 fue galardonado con el Premio FIABCI Prix d ́ Excellence, considerado el premio de arquitectura más importante de la ciudad.


La Gran Sinagoga de Budapest.

Conocida también como la Sinagoga de la Calle Dohány, es la mayor sinagoga en Europa​ y la segunda más grande del mundo, después de la Congregación Emanu-El de Nueva York.​

Cuenta con un aforo de 3 mil personas y es el centro de la comunidad judía neóloga, rama particular del judaísmo húngaro, consistente en sintetizar elementos del judaísmo reformado y ortodoxo, si bien con mayor influencia del primero.

Se construyó entre 1854 y 1859 en estilo neomorisco, de estilo arábe pero su diseño muestra una mezcla de estilos bizantino, románico y gótico.

Su decoración se basa fundamentalmente en modelos de la arquitectura islámica del norte de África y de la España morisca (en particular la Alhambra).

El cementerio se localiza en el jardín trasero del Templo de los Héroes, entre el Museo Judío y la Gran Sinagoga.


El Palacio de Gödöllő.

Es el segundo castillo barroco más grande del mundo, fue construido al inicio del siglo XVIII y en 1867, pasó a manos de la corona durante el imperio austrohúngaro.

Fue la antigua residencia de verano de la reina Isabel y el rey Francisco José I.

Es famoso por ser el lugar favorito de Sisi, la emperatriz.

Tiene forma de U y está rodeado por un parque muy grande.

Después de la Segunda Guerra Mundial, el ejército soviético tomó posesión de Palacio de Gödöllő y eso lo hizo caer en desgracia, pero recientemente restauraron la estructura.


La Avenida Andrássy.

Es una elegante avenida bordeada de majestuosos edificios y tiendas de lujo. Esta avenida, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, es el lugar perfecto para pasear y disfrutar de la arquitectura única de Budapest. Al final de la Avenida Andrássy se encuentra la Plaza de los Héroes, una impresionante plaza dominada por el Monumento del Milenio, que conmemora la fundación del estado húngaro en el año 896.


Los Zapatos en la orilla del Danubio.

Los Zapatos en la orilla del Danubio es un monumento conmemorativo erigido el 16 de abril de 2005. Ideado por el director de cine Can Togay, lo creó en la orilla oriental del río Danubio con el escultor Pauer Gyula para honrar a los judíos masacrados por los milicianos húngaros fascistas pertenecientes al Partido de la Cruz Flechada en Budapest durante la Segunda Guerra Mundial. Se les ordenó que se quitaran los zapatos (los zapatos eran valiosos y podían ser robados y revendidos por los milicianos tras la masacre), y fueron fusilados al borde del agua para que sus cuerpos cayeran al río y fueran arrastrados. El monumento conmemorativo representa sus zapatos abandonados en la orilla.


Puente de las Cadenas.

En resumen, Budapest es una ciudad fascinante que combina historia, arquitectura, cultura y relajación en un destino único. Ya sea explorando sus antiguos castillos y palacios, sumergiéndose en sus baños termales o disfrutando de sus vibrantes escenas culturales, Budapest ofrece algo para todos los gustos y es un lugar que nunca deja de sorprender y cautivar a sus visitantes.


La mejor manera de conocer Budapest es con el autobús turístico Hop On Hop Off Budapest: https://hoponhopoff-budapest.com/ con audio guía en 16 idiomas, además incluye un paseo en barco por el Río Danubio.



Comments


Featured Posts
Recent Posts
Archive
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
bottom of page