top of page

Jessica Zermeño: actriz, productora y escritora multifacética

En el marco del Día Internacional de la Mujer presentamos una entrevista con la actriz, productora y escritora Jessica Zermeño, egresada de la carrera de Ciencias de la Comunicación de La UNITEC, La Carrera de Actuación del INAI y de la Carrera de Docencia del Arte de la UAQ.

En en 2000 incursión a en el ámbito teatral en la Ciudad de México, en el 2005 llega a vivir a Querétaro y forma parte de la compañía musical del Corral de Comedias con la puesta Monstruos El Musical, desde ese momento las puertas del teatro se abrieron para ella recibiendo propuestas para después participar en diferentes compañías y proyectos en Querétaro, destacando su participación en: Teatro Sol y Luna, Teatro Multiforum, Teatro La Fabrica y Teatrito La Carcajada.

Desde el 2011 incursiona como escritora y productora de sus propios espectáculos bajo el nombre de Zermeño Producciones realizando diversas obras para toda la familia, adultos y teatro infantil.

En el 2017 ve materializado el sueño de tener su propio espacio y abre las puertas de La Mirruña Teatro, donde desde hace 5 años continúa disfrutando de la preferencia del público.

Ha escrito más de 45 obras de teatro que han sido montadas y presentadas en Querétaro.

Durante la pandemia, se volvió la vocera de la Red de Teatros y Foros Independientes de Querétaro y logró hacer que la comunidad fuera atendida y escuchada, para buscar la forma de volver abrir los teatros.


¿Qué es ser mujer?

Es la fuerza, la confianza y un mucho de resiliencia para materializar sueños.


¿En qué basas tu éxito?

En visualizar lo que más amo y trabajar en materializarlo. Siento que tengo una gran capacidad para nunca darme por vencida y siempre encontrar el sí de las cosas.

No me gusta estar al pendiente de lo que puede salir mal, siempre pienso en lo que se necesita para que todo se concrete. Y siempre me he considerado muy afortunada, por ser una persona que ha logrado hacer sus sueños realidad.

Hace poco en una plática para alumnos, me preguntaban si no tuve miedo al poner mi teatro, y que no funcionara, y que tuviera además una pérdida de la inversión. Y ahí caí en la cuenta, de que nunca pasó por mi mente ese escenario. Y hoy día, sé que cuando estás libre de esos pensamientos que te desgastan y te hacen perder la paz, entonces todos tus esfuerzos están muy bien encaminados. Si damos lo mejor de nosotros, nada puede salir mal.

¿Qué es para ti la tenacidad?

La tenacidad podría ser entendida como esa capacidad de resistir ante la adversidad. Yo creo que como artista me tocó resistir muchísimo para poder demostrar que había una pasión muy legítima en mi corazón, un llamado en mi alma, que me dictó el camino que quería seguir. Y hoy en día, puedo decir que cada escalón valió la pena, las noches de largos ensayos, de lágrimas, de dudas, de críticas, de papeles que no fueron para mi... todo ha sido perfecto para llegar a estos días de mayor plenitud artística.


Frente a las dificultades que tienen las mujeres para tener un teatro ¿Cuál sería el camino más viable para lograr superarlas?

Desde mi trinchera, tendría que decirte que no tuve dificultades para poder tener mi teatro, y que al contrario, fui muy afortunada por contar con el apoyo de muchos hombres y mujeres que se unieron a mi proyecto. Afortunada, o desafortunadamente, creo que el conflicto o los problemas que se adquieren con tener un teatro, si son cuestiones que no dependen de si eres hombre o mujer, desde lo tangible, ya sabes permisos o el espacio físico como tal. Hasta la parte de cómo en toda empresa, si la gente le gusta tu producto o no. Quizá podría decirte que la parte más difícil de emprender como dueña de un teatro es lograr que tu voz sea auténtica, ante la gran oferta de obras que hay en nuestro estado. Y en eso he trabajado mucho, en lograr una fórmula que tenga un público que guste de ella, y buscando siempre alejarme de lo que ya se hace, para tener una voz y un humor característico de nuestro espacio.

¿Qué obstáculos has encontrado en tu camino?

En un principio, el que como actriz te encasillan en ciertos personajes. Pero fue ese mismo obstáculo, el que me hizo buscar algo más para mí, y así comencé a escribir mis obras y a producirlas. Fue en el 2011 que comencé mi casa productora bajo el nombre de Zermeño Producciones, nunca pensé que mi primer obra, ¡Sí, acepto!, se volvería en un referente de mi trabajo y llegaría a tocar tantos corazones no sólo en Qro. Este año cumplo 12 años de seguir representándola en los escenarios y cada que me meto en el vestido de novia, pienso en todo lo que ha trascendido y que nunca imaginé estos alcances.

¿Qué cualidades se necesitan para triunfar?

Siempre ser honesto con tu alma, para mi esa es la única manera de alcanzar las metas u objetivos que nos ponemos en la vida.

Mi más grande triunfo, aún hoy en día, es haber sobrevivido a un momento tan fuerte y catastrófico como lo fue la pandemia. Nunca pensamos que el mundo entero dejaría de ir a los teatros, jamás imaginamos cerrar por 10 meses un recinto teatral. Hoy el sueño sigue aquí, y disfruto saber que trabajamos día a día para hacer lo que más amamos.

¿Cómo definirías el rumbo a la excelencia?

Es un trabajo constante, pero siempre cuidando todos los detalles, siendo observadores y buenos escuchas de las opiniones de quienes nos han dado su confianza. En el tema del teatro, te diría que estamos siempre muy pendientes de nuestro público, sus comentarios, tanto buenos como malos, ya que es la única forma de mantenernos siempre en continuo cambio, para lograr tener un producto atractivo para ellos.


¿Cómo ves la competencia entre mujeres dentro de tu ámbito?

El mundo del teatro es muy competitivo. Para poder tener un papel en una obra, tienes que competir contra otra actriz que también puede o no dar el mismo perfil que tú. Cuando lo ganas te sientes la mejor actriz del mundo, y cuando lo pierdes, a veces hasta quieres tirar la toalla.

En alguna etapa de mi vida, sí llegué a tener experiencias donde no era nada agradable esta competencia, y también había muchas comparaciones que se hacen, pero afortunadamente han cambiado mucho las formas de antes. Y se han abierto nuevos canales de comunicación, ahora podemos entender desde otro punto de vista que como profesionales, vamos a competir por un papel, pero es un papel, no es si tú eres mejor que yo o no como mujer. Y creo que en ese tema, es en lo que estamos avanzando mucho.

Yo disfruto mucho tener compañeras actrices en mis obras y aprender de ellas.


¿Cuál ha sido tu trayectoria como mujer en tu comunidad en el mundo del teatro?

Soy una mujer que llegó en el 2005 a Querétaro y que desde el 2006 comencé como actriz en muchas de las compañías de la ciudad y eso me permitió conocer desde diferentes trincheras diversas maneras de hacer teatro.

Hoy en día, me siento muy agradecida y bendecida en muchos aspectos de mi vida, primero de ser una de las pocas mujeres que tiene un teatro en Querétaro, también de ser un referente en la comedia, no sólo como actriz, sino también como escritora y productora. Y por último, de tener una voz que ha sido escuchada y seguida por el público que nos concede su preferencia semana a semana.

¿El triunfo y la soledad van de la mano?

Algún tiempo pensé que sí, pero desde hace 7 años he podido disfrutar de la bendición de hacer lo que más amo acompañada de mi hermosa familia. Creo que siempre hay un momento para todo, y a veces hay que recorrer ciertos caminos en soledad, pero como la mujer romántica que soy, si te podría decir que tuve muchas noches de grandes éxitos al finalizar una función y después de los aplausos y la magia del escenario, el estar sola en un camerino sin tener a quién contarle de tu gran alegría es una de las cosas más tristes que me pasaron. Hoy agradezco enormemente, tener un cómplice de vida, que comparte los días de triunfo, pero también los días tristes.

¿Qué es lo que da esencia y espíritu a tu trabajo como actriz?

Principalmente siempre subir al escenario con la convicción de que en cada encuentro dejo el alma, me dispongo a vivir el aquí y el ahora bajo la piel del personaje que está a punto de tomar vida en el escenario. No me gustan las cosas a medias, siempre hay mucha pasión que se desborda de mí, y disfruto ese hermoso momento donde se escucha la canción de La Mirruña Teatro, en serio, se me enchina la piel y sonrío como niña cuando se escucha la tercera llamada, las luces se prenden y comienza la función.

Si pudieras escoger un momento histórico en el que hubieras podido desempeñar un rol semejante al que realizas hoy en día, ¿en que parte de la historia te ubicarías?

No me gustaría estar en otro momento histórico, solo de pensarlo pierdo la ilusión, no sabría cómo ser actriz en otro tiempo, como ser tan libre tanto personalmente como creativamente hablando, es lo que me ha hecho ser quien soy.

¿Qué libro te habría gustado escribir?

Las Nieblas de Avalón de Marion Zimmer Bradley, me encanta la forma en que desde una perspectiva femenina se aborda la leyenda del Rey Arturo, donde la magia y misticismo de sus mujeres hicieron posible este mito. Algún día me gustaría hacer una adaptación para teatro.


¿Qué consejo le darías a una mujer que quiere llegar a donde tú has llegado?

Que nunca escuche las voces del exterior, que siempre se guíe por las voces de su corazón. Me dijeron tantos no, que hoy en día agradezco muchísimo esa llama de pasión y de ilusión que vivía en mí. Fue esa convicción personal, la que me hizo siempre tener oídos sordos. Siempre he pensado que sólo uno, puede ponerse los límites... ¡Así que si lo sueñas, puedes vivirlo! Y yo lo sé.


¿Cuál es el principal problema que enfrentan las mujeres?

Seguimos trabajando en visibilizar la desigualdad, por el sólo hecho de ser mujer.


¿Cuál es la importancia de la mujer dentro de desarrollo económico local?

Considero que las mujeres estamos aportando e impactando de manera positiva en la economía local. Personalmente he conocido a muchas mujeres que están emprendiendo y haciendo comunidad, es decir, sus negocios no son sólo espacios de transacciones, si no que se vuelven espacios de crecimiento y desarrollo personal para esa comunidad. Creo que como mujeres aportamos un plus donde un poco de nuestro corazón está presente.

¿Te consideras feminista?

Sí, soy una mujer que defiende sus derechos, pero también respeta las derechos de los demás. Quiero ser parte del cambio, y ver como se construye una sociedad justa, en la que ninguna mujer sea considerada o tratada como inferior por el hecho de ser mujer.


Metas a futuro.

*Seguir escribiendo muchas obras. Actualmente llevo más de 50.

*Escribir una serie

*Hacer crecer La Mirruña Teatro

Personaje histórico femenino que prefieres: Jane Austen


Eres feliz cuando: veo reír a mi hijo Mateo

No soportas: las mentiras

Valores fundamentales: el amor, la gratitud y la honestidad

Admiras a las mujeres que: comparten su escencia

Una creadora: Mariana Hartasánchez

Una máxima para vivir: En esta vida voy a soñar siempre despierta

¿Cual ha sido el mejor capricho que te hayas dado hasta ahora?

Mantener un teatro cerrado por 10 meses durante pandemia. ¿cuenta como capricho?


¿El siglo XXI será el de las mujeres? ¿Por qué?

Me ilusiona pensar que sí, porque se siente un aire de cambio, pero no sólo eso, las mujeres están construyendo este cambio juntas, y la fuerza que se da de mujer a mujer... nada la puede parar.

Comments


Featured Posts
Recent Posts
Archive
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
bottom of page