top of page

Andreas Zanetti: el mejor show man mexicano.


Por: Lorena Meeser.

Andreas Zanetti está considerado como el mejor show man de México, aparte de ser un gran pianista y cantante. Es uno de los baluartes del género y también una de sus mejores voces que destaca por su talento musical y humorístico. En pocas palabras es un fuera de serie.

Nació en Hermosillo, Sonora y desde chico estudió música, siempre ha estado vinculado con la música, hizo anuncios para televisión, jingles para el radio y ganó muchos festivales estatales.

En 1991 tuvo la fortuna de competir en un Festival Nacional de Composición que se llamó “México Lindo y Querido” en donde ganó el primer lugar. Después se fui a vivir a México y María de Lourdes le encargó una canción para la Virgen de Guadalupe, la cual interpretó junto con Lola Beltrán.

Un día lo asaltaron y tomó la decisión de venirse a Querétaro.

Desde hace 25 años está casado con Intza Iñarritu, con quien tiene 3 hijos y ha formado el proyecto más importante de su vida: su familia.

En Querétaro inició sus presentaciones en Chucho el Roto y posteriormente estuvo varios años en la Viejoteca, un lugar que convirtió en un clásico. Se ha presentado en los principales centros de espectáculos de todo el país, ha participado varias veces en "El Lunario" del Auditorio. Actualmente presenta temporadas en el Qbo ubicado en El Caserío, El Cuevón, en la Ciudad de México y en diferentes foros.

Andreas Zanetti es la mejor opción para fiestas de aniversarios, fin de año y eventos empresariales ya que es un artista con un enorme carisma, muy versátil y multifacético que tiene un show muy completo: canta, es concertista de piano, comediante, cuenta chistes, baila, declama, hace bromas e interactúa con el público.

Su espectáculo es una combinación de música e ingenio, lo mismo interpreta a Bach a Mozart, Beethoven, Elton John, Napoleón, Mijares o Arjona.

Lo acompañan en el escenario 5 de los mejores músicos ejecutantes de México, quienes enriquecen de forma incomparable el espectáculo.

Sus shows han sido vistos por más de un millón de personas.

Al oír tocar el piano a Andreas Zanetti sentimos, ante todo, autenticidad. La manera en que este intérprete vivifica cada una de las piezas nos hacen apreciar hasta el más pequeño detalle expresivo, implícito en la escritura musical pero quizá no presente a simple vista, ya que con su estilo encuentra un cauce apropiado para manifestarse; nada parece quedar fuera en su brillante y emotiva interpretación.

Hace que la música nos resulte familiar, plena de sentido ya que tiene la capacidad de hacernos vibrar y abrir el baúl de los recuerdos.

La música en las manos de Zanetti suena fresca, espontánea y cargada de expresión, Siempre se trata de una música profundamente inspirada.

Sus creaciones más logradas son las piezas para piano, ya que desde siempre ha sido su pasión.

Andreas nos plantea un poema sinfónico en cada una de sus interpretaciones y nos conecta con un sin fin de emociones.

Es un músico sensible, se sabe las canciones de memoria, y toca sin partituras.

Tuvimos una plática con él, en donde nos transmitió que la música es todo un proceso emocional.


Entrevista realizada para el periódico am hace algunos ayeres.

¿Quién es Andreas Zanetti?

Un músico, muy loco, un ser humano bueno, creo que soy una buena persona y un nuevo empresario.


¿Cómo inicias tu pasión por la música, llega la música a ti o tu llegas a la música?

Fui un niño muy fantasioso y siempre creí que los pianistas eran seres mágicos, que tenían magia, y cuando crecí me di cuenta que no tenían magia, que eran seres corrientes como todos y después crecí más y descubrí que evidentemente tienen magia.

Mi primera composición la hice a los seis años.

¿Cómo llegaste a la Viojeteca?

Un día iba con un amigo y le empezó a decir a Servando Canela, el dueño de la Viejoteca, que me dejara subir a cantar y accedió, empecé a tocar un piano de cola Steinway y ahí inició mi locura, comencé tocando el piano y terminé bailando arriba del piano, la gente estaba prendidísima y cuando me bajé le dije al dueño, por favor perdóneme y me dijo estás contratado.

No le dije, yo no soy cantante. La verdad es que el me apoyó y me descubrió. Así fue como empecé a cantar en la Viejoteca y poco a poco le fue gustando a la gente.


¿Cuál de las dos facetas te gusta más, la de pianista o a la de show man?

Me gustan mucho las dos, en la Viejoteca he descubierto muchas cosas que no me creía capaz de hacer, a veces me he aventado monólogos cuando la gente está llorando de la risa y he declamado poesía cuando la gente está llorando de tristeza y nunca pensé que tuviera esa capacidad histriónica.

¿Qué quieres que reciba el público cuando cantas?

Cuando canto abro una válvula de escape de muchas emociones juntas que voy guardando y las suelto para que el público reciba lo mejor.

Hay unos que con una canción están llorando, otros que con una canción se trenzan a besos, otros que de repente con una canción se empiezan a reír. Cuando toco el piano mi intención es que la gente reciba algo que le sirva para vivir mejor.


¿De quién tienes influencias en el ámbito musical?

Tengo mucha influencia de música indígena, de hecho, tengo una recopilación de música zapoteca impresionante. Y ahora estoy grabando un disco con música de piano, revuelto con tambores, ocarinas, sonajas, violines, un chelo y música indígena.

También me gusta mucho el jazz.

¿De todos los proyectos que has llevado a cabo de cual te sientes más satisfecho?

Yo creo que del Festival “México Lindo y Querido” cuando gané el primer lugar. Y de una barbería que acabo de abrir que me llevo dos meses de desvelos.

Me encantó pues era como un sueño, es una barbería antigua de finales del Siglo XIX principios del Siglo XX, con los muebles originales de 1890 de 1900, con la decoración y el tapiz completamente de aquella época.

Los barberos están vestidos a la usanza con su arremangador. Al cliente se le regala tu tarro de cerveza, se le corta el pelo mientras se le bolean los zapatos, se le hace manicure, en la parte alta se les da masaje anti-estrés. Todo para puros hombres.

Alguna anécdota interesante o curiosa en tu trayectoria.

Hace poco me pasó una cosa increíble, un día estaba cantando y me subí a bailar arriba de la barra de la Viejoteca y de repente abro las piernas y se me descosió todo el pantalón de mezclilla que me acaba de comprar y con la euforia no me di cuenta, toda la gente gritó y yo dije a pues que bien me está saliendo el show. Me bajé y seguícantando, de pronto me siento en el piano y la gente volvió a gritar, yo pensé que algo andaba mal, que tal vez tenía el cierre del pantalón abierto y no. Seguí cantado y al abrir las piernas toda la gente volvió a gritar, entonces me di cuenta que no traía pantalón, me puse muy nervioso y me tapé con una peluca y la gente estaba votada de la risa. Fue una cosa chistosísima.


Considerando tu amplio repertorio, porque cantas de todo, ¿qué es lo que más te gusta?

Me gusta mucho cantar música con fuerza, con contenido, musicalmente fuerte que tenga un momento de explosión como Elton John, AndreasBocelli y Sergio Dalma.


¿Qué crees que acepta más el público de la Viejoteca, el repertorio actual o el repertorio romántico?

El repertorio romántico. Canto mucho moderno también pero el éxito son los clásicos. El éxito de la Viejoteca es que mantenemos a los clásicos como Napoleón, José José, Enrique Guzmán, Marco Antonio Muñíz. Ya tenemos cuatro años en Querétaro en donde el tiempo de vida de los antros es muy corto y la Viejoteca sigue.


¿Qué piensas que debe hacer un joven para abrirse camino en el mundo de la música?

Yo tengo una fórmula que es trabajar, trabajar y seguir trabajando, yo pienso que la música es una profesión como cualquier otra y si quieres componer bien tienes que sentarte, aunque no estés inspirado, entre comillas, y darle hasta que algo salga. Es la única manera de componer si esperas a que te llegue la inspiración no compones nada.

Es como cualquier trabajo tienes que trabajar y trabajar, si quieres vender tu disco tienes que ir a tocar una puerta y después otra y otra y otra. Es la única manera.

¿Crees que vale la pena sacrificarlo todo por la música?

Si como no. Yo amo la música, pero no creo en la música. La amo con toda mi vida. Veo músicos que ganaron mucho dinero y ahora se están muriendo de hambre y veo músicos buenísimos que están en orquestas sinfónicas y que tienen problemas económicos tremendos. No creo como medio para subsistir, pero si creo en ella como un medio para estar vivo, es un bálsamo para el espíritu.


¿Vives rodeado de música todos los días?

Toda la vida, he tenido tremendos problemas con mi esposa porque me duermo con audífonos, me baño con la grabadora, como con el estéreo prendido, me subo al coche y pongo música.


¿Qué significado tiene para ti la palabra música?

Vivir, la vida. El día que yo deje de escuchar la música voy a dejar de escuchar la vida. Para mi la música es imprescindible.


¿Cuál es para ti la esencia de una obra musical?

El alma del autor y el alma del intérprete en ella.


A la hora de componer, ¿en quién te inspiras?

En cualquier cosa, he compuesto canciones para una mujer que no existe, para la Navidad, soy el amante número uno de la Navidad, de hecho, un hermano me dice,nseñor Navidad porque amo a la Navidad y de repente le compongo algo a alguien que odio, le compongo algo a un político, por ejemplo, no odio a los políticos. Si a cualquier cosa.

La música es un analgésico para vivir en el mundo que vivo, que no estoy muy de acuerdo con el mundo que vivo y la música me ayuda a vivir a gusto.


En tu época de estudiante, ¿con que música te identificabas?

Fui muy raro yo nunca estuve conectado a mi época, todos mis amigos escuchaban Men at Work, Sting, y yo escuchaba Pedro Infante, Jorge Negrete, el Piporro, oía mucha música clásica, jazz, pero jamás estuve conectado a mi generación.



Tu familia es una familia de músicos, ¿hay alguna influencia musical

por ahí?

No nadie, bueno mi mamá tocaba el piano, pero no era músico, lo tocaba por placer. Un hermano de mi abuelo llegó a dar conciertos de piano en New York, lo que significa que si había alguien artista.


Compositor favorito: Sergei Rachmaninoff es mi pasión.

¿De dónde son tus bases de estudio musicalmente hablando?

Desde chico estudié música en Hermosillo, siempre estuve vinculado a

la música de una manera o de otra. Con la Doctora Cecilia Varela, que en su época fue la única Doctora en Musicología en México, fue alumna de Emilia de Subeldia, que es una institución musical en México, con maestros de la Universidad de Tuxon, con Vladimir Kachensy, tomé clases particulares, con Manuel Peña en México, Vicente López Velarde, Ignacio Vaca, Gastón Lafurcada y Marta Kepka.


¿A que hora te inspiras más para componer?

En la madrugada. Hubo una canción que me pidieron para la Virgen y me tardé más de un año para componerla y un buen día me tomé unas copas con un primo y a eso de las 3 de la mañana la compuse. La tocó el mariachi Vargas con Ma. De Lourdes y unos coros.


¿Cómo te identifica más la gente showman, cantante, pianista?

Yo me identifico más como pianista, pero quizás la gente aquí en Querétaro como showman.


“Hay que vivir feliz, hay que vivir con toda la honestidad posible, con toda la bondad posible y con alegría. Yo amo al ánimo, es mi filosofía de vida”


¿Quién crees que sea el show man número uno en México?

Hay cantantes muy buenos, hay pianistas muy buenos, hay show man, muy buenos, hay comediantes, músicos. Pero uno que haga todo junto no lo conozco. Enrique Guzmán creo que es muy bueno, y los ya fallecidos Luis Vivi Hernández y Raúl Vale eran muy buenos.


Proyectos para el futuro.

Estoy armando un disco que me está pidiendo una compañía de new-age de Canadá. Seguir componiendo, seguir con mi barbería que estoy emocionado con ella y seguir viviendo, espero.


Andreas nos ha recordado que la música siempre ha sido una experiencia integral que conecta al hombre con lo sagrado, una magia especial que le habla un lenguaje quizá no estrictamente racional pero cargado de "razones" y capaz de mover el espíritu y despertar nuestros sentidos internos.

Andreas es un músico que escribe magníficamente para el piano, tremendamente imaginativo; maravilloso cantante capaz de efectos bellísimos y un show man único en México quien con sus contribuciones a la música y con la riqueza de su armonía, no dejará dudas sobre su valor y significación.

Merece la pena citar aquella anécdota en la que, tras estrenar Beethoven una composición, se le dirigió un músico y le dijo algo así: "¿Maestro, no se da usted cuenta de los errores musicales (de armonía) que ha cometido?" A lo que respondió Beethoven: "La música soy yo".

La música es Andreas Zanetti.




Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
bottom of page